Joyeros

 Desde 1992

 

En busca de la magia del diamante

Por su gran valor y belleza, de múltiples maneras se ha intentado imitar o reproducir las propiedades del diamante; por un lado se han utilizado piedras naturales incoloras como el zafiro blanco (corindón), cuarzo, espinela, circón, berilo y topacio sin resultados satisfactorios y por el otro, se han producido diferentes tipos de minerales sintéticos, que a base de mucha investigación y esfuerzo se han ido perfeccionando específicamente para lograr mejores sustitutos del diamante natural.

 En 1948 se logró producir rutilo sintético y titanato de estroncio conocidos como "Titania" y "Fabulita" respectivamente. En 1969 se produjo el primer aluminato de Itrio, dándole el nombre comercial de "Diamonair" o "YAG". Estas tres piedras sintéticas fueron las mejores imitaciones de diamante de su época.

En 1954 fue que Howard Tracy Hall de la compañía General Electric logró producir un diamante de apenas 0.15 mm de largo. Actualmente por razones económicas solo se producen diamantes en laboratorio de calidad gemológica con un peso máximo 1.5 quilates con un color I-L los mas grandes y desde color G los más chicos, sin embargo su precio es solo de un 30 a un 25% menor que el de los naturales lo cual siguen siendo muy costoso.

En 1973 se produjeron óxidos de circonio e itrio con el nombre de "Cubic Zirconia" o "Zirconia" obteniendo una mayor similitud al diamante que las imitaciones que le precedieron ya que algunas brillaban poco, otras tenían un brillo demasiado artificial y otras presentaban un color amarillento; no obstante, la Zirconia generalmente se caracteriza por estar mal tallada, presentar aristas dañadas, culet fracturado y un brillo "metalizado".

Desde 1992 lanzamos al mercado los brillantes New Age, gemas creadas en laboratorio a base de un mineral sintético compuesto por óxidos de itrio y baddeleyita, el cual después de ser cortado, cada fragmento es perfectamente tallado con el mismo corte, facetas y propiedades ópticas y estéticas de los brillantes naturales más finos; son nítidos, sin defectos y debido a su excelente dureza de 8.75 en la escala de Mohs, también cortan el vidrio. Por excelente brillo, su blancura y su bajo precio, el brillante New Age junto con la Moissanita es uno de los dos mejores sustitutos de diamante de mina que actualmente se producen en el mundo.

En 1995 la empresa Charles & Colvard lanzó al mercado la Moissanita sintética, no propiamente como un sustituto o simulante de diamante sino como una piedra preciosa en sí misma, está hecha en laboratorio a base de la síntesis de carburo de silicio, es una gema sumamente dura y tiene un brillo 10% superior al del diamante, sin embargo este tipo de moissanita tiene inclusiones de rutilo y una tonalidad ligeramente verdosa que en la escala de colores del GIA clasificaría como color K-L

En 2012 Se obtiene moissanita incolora logrando con esto una gema excepcional que por su índice de refracción y dispersión supera en brillo y belleza al  diamante, en cuanto a su grado de blancura se clasifica como G-H como lo es la Moissanita Lumia®. Si usted quiere tener o lucir una piedra que tenga un brillo excepcional, mayor al del diamante y que por su dureza tenga muy larga vida, muchos de los modelos de nuestra línea de joyería los puede ordenar en Moissanita Lumia® y sería una excelente elección la cual ponemos a su disposición. Pregunte acerca de los modelos que no están disponibles en Moissanita ya que muchos de ellos sí pueden combinar con brillantes New Age. En el menú superior haga clic en la sección de "Joyería en Moissanita" para obtener mayor información sobre la misma.